¿Deseas comprar un apilador eléctrico? De ser así, existen ciertos factores que debes tomar en cuenta. Uno de ellos son las ventajas y las desventajas de contar con este tipo de vehículo. Esto debido a que cada tipo de apilador tiene sus propias peculiaridades. Por lo tanto, es necesario conocerlas para encontrar el adecuado para ti.

El uso de una maquinaria correcta para tus operaciones es importante para ti como para la seguridad y productividad de tus operadores. Utilizarla es fundamental en almacenes e instalaciones de fabricación que requieren principalmente un uso en interiores. Si estas características se relacionan con tu negocio, entonces un apilador eléctrico es la mejor opción. Sigue leyendo el siguiente artículo para conocer más sobre este vehículo, sus ventajas y desventajas. 

¿Cuáles son las ventajas de contar con un apilador eléctrico?

Durante la última década, los apiladores eléctricos se han afianzado con fuerza en el entorno de manipulación de materiales y por buenas razones. Sus ventajas superan con creces las desventajas. Las limitaciones y los inconvenientes que alguna vez hicieron que los apiladores eléctricos fueran ineficientes y poco prácticos se han eliminado gracias a las tecnologías avanzadas y al rendimiento comprobado.

Cada vez más, un número de empresas industriales están usándolos, precisamente porque son máquinas eficientes en energía y respetuosas con el medio ambiente que pueden hacer prácticamente todo lo que hacen los apiladores convencionales. En términos específicos, las ventajas de contar con un apilador eléctrico son las siguientes:

1. Mejor funcionamiento y avances tecnológicos

Las empresas que planean comprar, reemplazar o actualizar sus maquinarias actuales y contar con un apilador eléctrico primero deben evaluar sus necesidades operativas y hacer algunas preguntas básicas sobre el servicio requerido de este vehículo. 

Si te preocupa su rendimiento, costos y seguridad, te explicamos que la tecnología ha permitido que el apilador eléctrico presente una enorme ventaja en el mercado de apiladores comerciales

Hace aproximadamente 30 años, los apiladores eléctricos no tenían la potencia, la velocidad o la longevidad que brindaban los convencionales. Eso ha cambiado y ya no es cierto. Hoy en día, el 60 % de los apiladores son eléctricos y solo el 40 % funcionan con combustibles fósiles.

La razón es simplemente que los avances tecnológicos han hecho que los apiladores eléctricos compitan y superen en muchos niveles. Las ventajas de esta maquinaria superan con creces las desventajas. 

Te puede interesar: Innovaciones logísticas: ¿Está tu almacén listo para el futuro?

2. Costos operativos favorables

Los estudios demuestran que los apiladores eléctricos son más baratos de operar y mantener en comparación con los tradicionales. A lo largo de su vida útil, este tipo de vehículos cuestan menos combustible y requieren menos mantenimiento, ya que tienen menos piezas móviles.

Siendo así, necesitan menos fluidos para reemplazar, como aceite de motor, refrigerante y filtros. De ser así, no contarás con períodos de inactividad o averías por mantenimiento.

Al hablar de los apiladores tradicionales, es importante mencionar que el costo de almacenar propano o combustible diesel puede ser costoso y también podría generar problemas de seguridad. 

Mientras tanto, un apilador electrónico cuenta con un motor que genera mucha más energía. A su vez, hay menos necesidad de reemplazar piezas en un montacargas eléctrico en comparación con el propano.

3. Vista trasera más clara

No hay un cilindro de almacenamiento de propano que bloquee la vista del conductor de la parte trasera del apilador eléctrico.

4. Menos residuos líquidos para eliminar

Dado que el apilador eléctrico no tiene motor, radiador o transmisión, no es necesario cambiar los líquidos.

5. Menos desgaste de frenos

Un apilador eléctrico se detiene automática y eléctricamente cuando el conductor quita los pies del pedal.

¿Cuáles son las desventajas de un apilador eléctrico?

Por supuesto, así como el apilador eléctrico tiene sus ventajas, también tiene sus desventajas. Por ejemplo:

1. El mantenimiento de la batería podría ser un problema

El operador deberá detener el trabajo periódicamente para limpiar los terminales de la batería, agregar agua y realizar operaciones de carga cuando sea necesario.

2. Olvidarse de cargar la batería puede provocar problemas de productividad

El procedimiento habitual es cargar la batería durante la noche, pero si no se hace, la carretilla elevadora no se puede utilizar al día siguiente.

Te puede interesar: Maquinaria Logística: El boom del comercio electrónico tras la pandemia agilizó su crecimiento

3. Es necesaria una ventilación adecuada al cargar la batería

El área utilizada para almacenar los ascensores puede no tener la ventilación adecuada cuando las baterías están cargadas y esto puede causar problemas de seguridad.

4. Los problemas climáticos pueden desafiar la confiabilidad de la batería

Se sabe que las temperaturas frías y el clima húmedo afectan negativamente el funcionamiento de una batería.

5. Las baterías de repuesto deben tenerse a mano

Si la batería que opera un apilador está agotada, un intento de cargarla no lo arreglará.

Al comprar un apilador eléctrico, es necesario que te informes sobre sus ventajas y desventajas. De esta manera, podrás encontrar el que se adecúa mejor a tus necesidades y objetivos comerciales.

Si deseas adquirir este producto o cualquier otro que ofrecemos, recuerda que en Toyota Montacargas contamos con una amplia gama de beneficios que podrían adaptarse a tus necesidades y objetivos. Si necesitas más información, puedes contactar con nosotros en cualquier momento

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola, necesito más información sobre equipos Toyota Montacargas